La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

sábado, julio 27, 2013

Tus ojos muertos


- Hache: Papá es un tipo muy cerrado, muy encerrado. Si te quiere no te lo va a decir nunca. Nunca te va a decir que te necesita, ni a vos ni a nadie.
- Alicia: Si no lo dice es porque no lo siente, o porque lo que siente no es tan fuerte y lo puede controlar. 

Al principio no entendía
lo que hoy me parece normal:
te di un arma
bajando la guardia,
estando segura
de que no ibas a volver a disparar,
de que esta vez de verdad ibas a cambiar,
ya no me ibas a desechar como un carton de vino vacío,
como a una piba más
que te bancaba, que ibas a bancar.
Creí en cada abrazo,
compré vestidos para jugar
que siempre íbamos a ser compañeros,
que no te ibas a tomar mis pastillas para el miedo.

Entonces fue cuando empezaste a jugar.
Me disparaste mientras te abrazaba,
me gatillabas cuando te hablaba,
me disparabas cuando sentíamos placeres 
que la desidia, que el miedo, no te permitían.

Al final me hiciste sentir asco de mis pensamientos,
me hiciste sentirme culpable de mis sentimientos,
yo te agarraba la mano y vos querías soltarla,
yo te defendía y vos nos hundías.
Cargabas el arma,
usabas la indiferencia,
chantajeabas al amor.
Invertías mis palabras, mi dolor,
en la burla
y cuando yo miraba tus ojos,
solamente a ellos y antes de que los cuerpos se enredaran,
mientras la pizza se enfriaba,
cuando yo creía ver algo más,
algo que los demás decían que no estaba,
disparabas.

Mira adentro: tiré cada bala.
Lucharía por tus miedos 
si al menos te importara,
sino me dijeras que nada te llenaba.
Quisiera por fin escuchar que tu amor era una mentira.

De nada sirve mostrarte los dientes,
si disparas y no tengo donde mierda esconderme.
Así que, mi amor,
esta es mi última actuación,
anude toda la lencería 
y rompí cada dibujo.

Porque algún día la gente crece,
la gente de verdad se cansa.
Cuando las bromas tristes del borracho dejen de dar gracia,
cuando se caigan las caretas de tachas de las chicas vacías que te daban lo que yo no podía,
cuando el obelisco sea una leyenda urbana y a nadie le importen las cabezas rapadas,
cuando la pequeña deje de serlo escribiendo con sangre "familia",
cuando los pibes prefieran un asado el domingo que una eternidad de alcohol,
y la mayoría pegué un buen laburo, se olviden de todo,
cuando el público del pogo continúo tenga que pagar por saltar,
enrejen la última plaza
y tu temor no pueda infiltrarse atrás de una A.
Cuando no encuentres en ninguna biblioteca un libro que justifiqué tu nihilismo,
cuando no encuentres más chamuyos intelectuales en los que te entrené
y vuelvas a fingir frente a otra piba,
y te des cuenta que Bolaños sabía más que Kerouac, 
porque no pateaba una ruta desolada sino un millón de almas cargadas.
Cuando tus cenas sean cada vez más mediocres,
las entrepiernas den igual abiertas o embarradas
y el alcohol ya no tenga gusto a nada,
espero que el viento sople muy fuerte
y que cada partícula tenga el olor a mi cuerpo.
Entonces sí, con lágrimas en los ojos
yo me voy a encargar de gatillar,
gatillar hasta que la cabeza te exploté
y por fin puedas sangrar.

2 comentarios:

berta limon dijo...

<3
muy bueno
nos lo llevamos a facebook a lacras poéticas y otros transtornos con tu permiso?
le cambiaremos la foto
si hay algún problema haznos saber
y si en cambio te gusta la idea
volveremos a por más
salud!

berta limon dijo...

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=219832084847717&set=a.148884868609106.33379.148843515279908&type=1&theater