La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

jueves, julio 18, 2013

Remedios caseros


Sé más por diabla que por vieja
que para las heridas no hay como
el hielo & el alcohol,
pero la lava de mi corazón no se enfría con nada,
ni siquiera mi sexo hinchado,
hace que el etílico arda más en mis venas,
contamine mi garganta de lágrimas.

Y en los suburbios siempre voy tan de contramano,
con la nariz sangrando,
jugando más al sexo que a la violencia.

Sigo ahuyentandote,
pero no hay vino que te quite de mi
y los dos sabemos que no me banco ser fría.
El hielo y el alcohol nunca pudieron conmigo,
con este traje de humana imposible de quitar,
sigo sembrando fuego a través de palabras,
sigo ahuyentando tu fantasma con mi sangre.

No hay comentarios.: