La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

martes, febrero 28, 2012

Refugios


Y los adolescentes juegan a las escondidas fuera de sus casas
contemplan el cielo negro que de a poco se convierte en gris,
sentados sobre los asfaltos, esas sucias cornisas.

Y se preguntan cuánto serán capaz de aguantar
antes de que el amanecer se los coma,
cuánto más podrán volar
antes del que bullicio los atrape.