La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

viernes, mayo 30, 2008

Y conoci el silencio del mundo

Nena, nena, nena, bebe hermosa, te abrazo y abris tus ojos gigantes y me miras. Me miras, nena, se me cae el mundo cuando me miras; acá al lado tengo libros y muchos cds, yo pensaba que tenía el mundo al estar rodeadas de letras y de música, pero no había sentido tu piel, y es muy probable que tu piel y que las letras y que la música tengan todo mucho que ver.
Nena, acá los días pasan y son una mierda, perdona que lo diga asi, pero hay dias en los que me cuesta levantarme y lloro para no pasarte todo eso en la teta, tu papá dice que soy una boluda y que te estoy haciendo mal, que soy muy nerviosa, pero bebe, yo sé que algún día entenderas, sino tendrás que disculpar. También hace mucho frio, a veces hay sol, pero no esta de verdad, te traje en un momento y un lugar que hace helar el corazón a cualquiera, bebe, este mundo tiene anemia afectiva, y vos en mis brazos te retorces y no sé como no dejar de amarte, como si eso fuera necesario, dejar de amarte, nunca voy a estar a la altura de mis sentimientos, quisiera que sepas eso para que no pudiera lastimarte. Yo te miro bebe, pero mis ojos no reflejan lo que los tuyos, mis ojos estan muy cansados de darte la teta, de discuciones, de burocracia, de jueces, de familia. Un mundo podrido, preciosa, un mundo podrido que no te debería corromper, escucha estas palabras, leeme bien: sos demasiado hermosa, tus sentimientos son muy hermosos, no sos ellos (el mundo), vivi en libertad, libertad nena, el mundo (ellos) se olvido de esa palabra. No dejes que te la hagan olvidar!
Te amo.