La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

viernes, marzo 17, 2006

happines is a sad song



Polly quiere cambiar su vida
Poly quiere dejar de soñar con los ojos abiertos

Poly necesita dormir
Polly está harta de tener pesadillas despierta
Polly quiere estudiar cine pero la pobreza no la va a dejar hacer nada.
Polly quiere encontrarse a cierta persona en una calle oscura
Polly tenía tiempo sin llorar
Polly odia llorar frente a un especialista
Polly no pudo evitar llorar
Polly siente que nada más sirve para levantarse la cresta
Polly está adaptándose a no estar tan sola
Polly creció con la palabra “inadaptada” atada en cada neurona
Polly no sabe por qué murió esa persona
Polly sabe que quienes luchan nunca mueren
Polly está oyendo a La Polla Records y piensa que ya no puede cambiar el mundo, que se hace vieja
Polly edita sus cenas como si fueran las últimas
Polly está rota
Poly ama a quienes no la ama
Polly habla consigo misma
Polly está obsesionada con todo
Polly odia el ridículo
Polly no gusta de enfrentar la verdad
Polly tiene el corazón de un trapo para limpiar cocinas
Polly esconde una foto bajo la almohada y la ve en la noche, queriendo no ver nada
Polly lo niega TODO



Diganme, ¿cambian las personas con el tiempo?

miércoles, marzo 08, 2006

El sueño empieza a terminar...

Crecimos y elegimos ya no ser muñecas ni soldados
Crecimos con el uno a uno y el consumo como prioridad
Crecimos escuchando tambores que nada decian de nuestras cabezas
Crecimos con el pegamento a la vuelta de la plaza
Crecimos con el tener un auto grande como símbolo de felicidad
Crecimos descalzxs de tanta impunidad, con la muerte como moneda corriente
Crecimos en democracia, la cual nunca nos dio nada
Crecimos entre policías, siempre dispuestos a asesinar a nuestra familia
Crecimos con la tele como profesora y la calle como madre
Crecimos sin mas ley que la de sobrevivir
Crecimos y sabíamos que eso no era la vida que queríamos
Crecimos con los sueños en forma de cd's
Crecimos entre juguetes y peluches que simulaban ser animales que después nos servían en un plato
Crecimos viendo muertes en los partidos de fútbol, y fútbol en la cancha de barrio
Crecimos mirando los mundiales que nunca ganamos
Crecimos con las zapatillas de goma, pegando patadas a la desidia ajena.
Crecimos y vimos caer a un gobierno, vimos como nuestros sueños se iban en dólares y cacerolas
Crecimos, mientras nos hacían creer que la vida era sólo el camino a morir
Crecimos y ya la tele no nos pudo colonizar
Crecimos y ya la escuela nos quedaba chica
Crecimos y la música era oxigeno
Crecimos y ya no existían lxs amigxs: sólo el compañerismo.
Crecimos y la vida nos trajo la birra y el vino de caja. El faso y la aspirina. Así buscaban anestesiarnos…
Crecimos y nuestra historia la escribe la calle
Crecimos dejando nuestros testimonios en la pared
Crecimos besando y amando. Luchando y golpeando.
Crecimos y ya nadie nos va a callar.

lunes, marzo 06, 2006

DIECISÉIS -no somos nada-


¿Esto era todo? Y si, así parece. Hoy me quedo en casa, este año no hay festejos, ni recitales, ni guitarreadas.

Fue mi culpa, en un minuto me perdí y ahora apenas me reconozco, cada pasito en este pantano me hunde un poco más en mi misma y ya no tengo nada. No tengo solución, pero tampoco tengo problema porque la decadencia es solo eso: decadencia, y eso es lo único que veo, lo único que terminamos siendo.

Tantos sueños, ¿te acordas? Yo era la chica que recorría las plazas en busca de compinches, de historias que contar. Yo era, era, era, pero lo deje ir. ¿Sirvió de algo? Miedo. Ahora solo miedo. Que no me derrota, pero que me hizo hacer cosas que no quería. Porque da igual que sonría o que no, que este borracha o que ya no pruebe una gota de alcohol. La verdad es que estoy sola, que mis amigxs repitieron, que mi novio ya no me puede salvar, que mi viejo no me reconoce. Y tan solo formo parte del espectáculo triste que hice de mi misma, y ya no puedo ser la protagonista y no sé donde mierda deje el guion. Ahí afuera siguen actuando: están los linyeras, las princesas, los reyes y los obreros. Pero todo eso no. Todo eso no es la vida, ya no puedo fingir. No es algo bueno. No es respetable. No es natural, solo normal. Y me da igual que el telón siga abierto, me da igual el público confundido.

Así que agarrame fuerte, abrazame. No dejes que me haga mierda otra vez, no me dejes que nos haga mierda. Dejanos ser. Alguien, no algo. Porque no quiero ser solo esto, mis medias rotas, mis tachas brillosas. Porque no quiero que seamos solo esto. Linyeras, princesas, reyes y obreros. No me quiero comer más mentiras. Porque esto nunca fue vida. Porque todo esto no existe. Pura ficción. Y nada más nos queda ser conscientes, nada más me queda tratar de salvarme, protegerme de mi y del mundo. O salir y morir, y resucitar y seguir el ciclo tratando de quebrarlo.

¿Esto era todo?
Y si, así parece.
¿Me olvido de algo?
Feliz cumpleaños a mi.