La literatura no es igual con el estómago vacío que con el estómago lleno, las letras no se dibujan igual en estas manos suaves que en los dedos encallados. Roberto Arlt lo sabía, y sin embargo esta Buenos Aires es totalmente distinta a la que él vivió.

martes, diciembre 06, 2005

Me enoje con mi fotolog.


Abro un blog y ya van como cinco espacios en la red donde meo para marcar territorio. ¿Territorio de qué? de todo eso que no se puede explayar en ningún lado. Y tengo 15 años, flaco, ¿qué queres?. En todos lados me dicen que tengo que actuar como una estúpida (todo lo que tenes en la cabeza en una sola revista), pero te juro que yo me resisto, aunque poco se note. Reniego de mi adolescencia hasta la muerte, me peleo con mis pares, me peleo con las publicidades, me peleo con los profesores, me, me peleo con esa masa asquerosa en la que se convirtió la sociedad. Entonces me hago un blog para quejarme, porque me da fiaca salir a la calle, más ahora que no puedo entrar en ningún lado por lo de Cromagnon, más ahora que escabiar en la plaza ya no es una opción.

Soy chiquita todavía, también. Todos me ven tan llena de rabia y me dicen "ya vas a crecer". Espero por crecer desde que tengo memoria. No tener horarios y escribir toda la noche, irme a la mierda aunque acá también tengo mis cosas: un novio (tan bonito él) que se siente tan desencajado como yo, algunxs amigxs, un papá muy hincha bolas pero que me consigue todos los libros que quiero, un lugar en una escuela donde nadie me entiende, cientos de CDs que nunca me canso de escuchar, la nariz rota de algún pogo, un historial de borracha que ya se termino porque ahora quiero cuidarme la cabeza, un flequillo rebelde, un estomago libre de crueldad animal (hace casi cuatro años ya), una cabeza feminista, un corazón libertario, una personalidad muy terca, unas piernas muy lindas, unas curvas que brillan por su ausencia, las uñas comida, los ojos mal pintados, tanta lencería rota. Demasiado por decir. Pero más que nada unas ganas tremendas de hacer de este mundo de mierda un lugar donde se pueda respirar, al menos. Y no es poco.

No hay comentarios.: